Carta del Presidente

HOY Y SIEMPRE, ABONADOS A TI

Nueva temporada y nuevas ilusiones. Ilusiones de grandeza, de primer nivel: tercera campaña consecutiva haciendo de Sevilla ciudad de Champions y proyectando un equipo con ambición y determinación para estar arriba.  Todo ello conjugado con una decidida apuesta por ser protagonistas en el terreno de juego con el fichaje de uno de los técnicos que más ha crecido en Europa en las últimas campañas. Eduardo Berizzo llega con el hambre que este club reclama a todos sus integrantes para aspirar a lo máximo, incluso más allá de nuestras posibilidades presupuestarias reales.  Y eso irremediablemente debe invitar al optimismo.

Todo apunta por tanto a otro apetitoso curso futbolístico, aunque el condimento fundamental para que las cosas fluyan  de la manera deseada volverá a ser, como todos los años, la afición sevillista, fundamentalmente nuestros abonados. El orgullo es nuestro, siempre lo será, por tener a unos abonados fieles, pero no condescendientes, que con su exigencia campaña tras campaña nos obligan a reinventarnos y a tratar de lograr lo más difícil todavía.

Sabemos, y aceptamos, que desde que retomamos la gloria perdida en 2006 para el sevillismo nunca es suficiente.  Y no cabe duda de que esa mentalidad es la clave de nuestros éxitos y es el verdadero motor de nuestro crecimiento.

Esto no para y en el Consejo de Administración que presido somos plenamente conscientes de ello. Sí, seguimos queriendo más, seguimos pretendiendo aspirar a lo que tal vez por presupuesto no nos corresponde… Pero sólo así, luchando por todo, se consiguen retos e hitos importantes. Como presidente de la entidad vuelvo a pedirte tu apoyo y confianza para esta ilusionante 17/18 que se avecina, insistiendo en que volveremos a hacer un tremendo esfuerzo para hacer un equipo que esté preparado para luchar para que nuestros sueños se cumplan. Para ello lo fundamental, no lo olvides, eres tú. Hoy y siempre, abonados a ti para hacer al Sevilla FC más grande temporada tras temporada.

José Castro Carmona